Todos en algún momento de nuestra vida pasamos por momentos de estrés, traumáticos o no, que en algunos casos pueden derivar en depresión.

Una depresión se considera grave y necesario su tratamiento, cuando los síntomas de la misma interfieren con el quehacer diario de la persona que la padece. Algunos de los síntomas de la depresión pueden ser: estado anímico triste o irritable, dificultad para dormir, cambios de alimentación tanto por exceso como por defecto, sentimientos de desesperanza, dificultad para concentrarse, cansancio y fatiga generalizada, pérdida de la libido, pensamientos irracionales, sensación de mareo, palpitaciones, caída del cabello, etc.

Como terapia alternativa, la acupuntura puede ser de gran ayuda para la mejora en estados depresivos y de ansiedad. A través de ésta, se recupera el equilibrio del organismo, restableciendo el flujo de la energía vital, y recuperando, por tanto, el equilibrio psíquico.

Con la acupuntura podemos incidir de forma refleja, a través de determinados puntos energéticos de nuestro cuerpo, sobre las funciones orgánicas que se han desequilibrado por culpa del estrés, de la tensión o del ritmo de vida diario, regulando las mismas y mejorando sustancialmente los síntomas que provoca dicho desequilibrio.

Uno de los efectos de la acupuntura es reducir la actividad del eje hipotálamo-hipófisario, que es la vía del estrés crónico y también la del dolor, lo que conduce a una elevación de hormonas como el cortisol y la adrenalina, y al desequilibrio de otras como la serotonina y la dopamina, lo cual nos conduce a sufrir los síntomas de ansiedad y /o depresión.

Al recibir el tratamiento de acupuntura, la persona se va a sentir más relajada, va a dormir mejor, su respiración será más pausada, mejorará la fatiga, recuperará el pulso normal y su corazón no estará agitado.

Al contrario que ocurre con algunos medicamentos usados para tratar la depresión, la acupuntura no presenta efectos secundarios en las personas tratadas. Además, existen estudios que certifican que el uso de la acupuntura en casos de depresión, no produce efectos secundarios sobre la sexualidad, al contrario que el uso de fármacos. Así mismo, también está demostrado que mediante el uso de las agujas en un tratamiento continuado de unas semanas, las personas con depresión presentan igual mejoría que aquellas que han seguido un tratamiento con antidepresivos.

Para los trastornos de ansiedad, también la acupuntura es una terapia muy efectiva, puesto que actúa de forma directa sobre el Sistema Nervioso Central, obteniendo unos resultados positivos rápidos y seguros. Se evita así el uso de ansiolíticos y antidepresivos y otro tipo de compuestos químicos que actúan directamente sobre el cerebro.

En ambos casos, una terapia psicológica, puede coadyuvar a una mejoría más efectiva y rápida de un paciente con estrés, ansiedad o depresión.

Añadir Comentario